lunes, 5 de enero de 2015

HUERTO LASAÑA

Huerto Lasaña, método de cultivo sin labranza

lasaña 2
El cultivo o jardinería lasaña del inglés lasagna gardening, también llamada “hoja de compostaje”, es un método de agricultura orgánica que no requiere labranza o excavado del terreno; en el que se produce un suelo rico, suave y esponjoso, con muy poco esfuerzo por parte del hortelano.
El nombre de cultivo lasaña deriva de la construcción estratificada de estos jardines comestibles. Este método consiste esencialmente en agregar capas de materiales orgánicos que irán madurando para dar lugar a un sustrato de gran fertilidad en el cual crecerán nuestras plantas.
Es una técnica idónea cuando disponemos de un suelo pobre, porque se produce un rápido enriquecimiento en materia orgánica y consecuentemente un incremento en la productividad. Lo más destacable de la jardinería lasaña es lo fácil que es. No se tienen que quitar el césped ni las hierbas adventicias. No es necesario excavar, de hecho, no se tiene por qué trabajar la tierra en absoluto.
Ingredientes para el huerto lasaña
Cualquier cosa que se ponga en una pila de compost, se puede poner en un jardín o huerto lasaña.  A medida que la planta crece los materiales debajo de sus raíces se irán descomponiendo, proporcionando un sustrato rico en nutrientes.
Los siguientes materiales son perfectos la construcción de un huerto lasaña:
Capa cero (optativa):
  • Arena
  • Dolomita en polvo
  • Perlita
  • Vermiculita
Capa inicial:
  • Cartón corrugado
  • Tiras de periódico (mejor sin tintes de colores)
Capas marrones:
  • Hojas secas
  • Paja seca o heno (mejor sin semilla)
  • Tiras de periódico (evitar tintes de colores)
  • Acículas o agujas de pino
  • Turba o musgo de turba
  • Fibra de coco
  • Serrín o virutas de madera
  • Podas de pequeño tamaño o troceadas
Capas verdes:
  • Residuos domésticos orgánicos (restos de comida, recortes de frutas y hortalizas, cáscaras de huevo, pozos de café, hojas de té, bolsas de té sin grapas metálicas, flores marchitas, etc.)
  • Residuos del césped, restos vegetales, abono verde, hierbas adventicias (mejor sin semilla)
  • Estiércol fresco
  • Algas
Capa final:
  • Tierra de jardín
  • Compost
  • Estiércol maduro
  • Mantillo
  • Humus
  • Guano
Mulching o acolchado (optativo):
  • Paja o heno (mejor sin semillas)
  • Mantillo de cortezas
  • Hojarasca
  • Acículas de pino (para hortalizas que les guste un terreno más ácido: fresas, patatas, etc.)
Esquema de capas para un huerto lasaña
 lasaña esquema
Montaje
Primero que nada, como en todo cultivo, es imprescindible elegir un espacio con una insolación adecuada. Dependiendo del tipo de cultivo que se vaya a desarrollar y la cantidad de espacio que  se tenga, hay varias opciones. Las lasañas pueden montarse directamente sobre el terreno o hacerse en camas elevadas delimitadas por balas de paja, madera, piedra, cañas u otros materiales.
Paso cero: este paso es optativo. En la capa cero se puedes poner algún material mineral, como arena, dolomita, perlita o vermiculita que aísle nuestra lasaña del terreno. Se suele utilizar para terrenos con suelos de relleno o que puedan tener algún tipo de contaminación.
Primer paso: se coloca cartón corrugado o tres capas de papel de periódico directamente sobre la hierba en el terreno o de la capa cero. Se debe mojar empapando esta capa hacia abajo para mantenerla en su lugar y ayude a que se inicie el proceso de descomposición. La hierba se marchita y descompone rápidamente debajo del periódico o cartón, así como los materiales que se van colocando en capas superior a ellos. Esta capa también ofrece una zona oscura y húmeda que atraer lombrices y microorganismos que actuarán en la formación del nuevo suelo.
lasagna-gardening-step11
Segundo paso: se van alternando capas de material orgánico  “marrones” (ricas en carbono)  y “verdes” (ricas en nitrógeno) (ver ingredientes para un huerto lasaña). En general, se aconseja que las capas “marrones” sean de 2 a 4 veces más de profundas que las capas “verdes” para que haya un buen drenaje, aireación y una proporción adecuada de nutrientes. Se debe repetir el proceso de intercalado de éstas capas hasta obtener una profundidad de sustrato de al menos unos 60 cm de altura. Este sustrato se irá comprimiendo a medida que se descompongan los materiales con lo que bajará su altura.
lasagna-gardening-step21
Tercer paso: se coloca una capa final de materiales orgánicos ya compostados. Si la capa es suficientemente ancha (12 a 15 cm) se pueden plantar hortalizas como patatas que les gusta crecer en suelos algo más ácidos. Para otro tipo de hortalizas es recomendable dejar descansar el sustrato durante una temporada para que avance en su descomposición y el pH no afecte el desarrollo de nuestros cultivos. El otoño es el momento perfecto para comenzar con un huerto lasaña, las hojas son abundantes y el compost se puede formar durante el invierno, y  estará lista para la siembra en primavera.
Cuarto paso: este paso también es optativo. Se recomienda que se haga un acolchado encima del lecho de cultivo en forma de paja, recortes de hierba, corteza u hojarasca. Este acolchado ayudará a mantener la humedad para que el proceso de descomposición de los estratos se produzca correctamente.
lasagna-gardening-step31
Siembra y mantenimiento en un huerto lasaña
Cuando los estratos estén compostados, se puede sembrar cavando hacia abajo en la lasaña, como se haría con cualquier otro huerto o jardín. Se puede empezar a plantar antes de que el lecho esté totalmente descompuesto, pero en ese caso, a la hora de sembrar se debe cavar un pequeño agujero y poner la planta con un poco de compost alrededor.
El mantenimiento se realiza añadiendo compost, estiércol maduro, humus, etc. y acolchando con paja, hierba cortada, mantillo de corteza o las hojas picadas. La lasaña se debe mantener húmeda para favorecer el proceso de descomposición y la formación de suelo. Una vez que se encuentre establecida se realizan los labores de mantenimiento similares a los de otros cultivos, cuidando el riego, observando y controlando plagas, etc
lasagna-gardening-step5
Ventajas de un huerto lasaña
  • No requiere laboreo y su mantenimiento es mínimo.
  • Se obtiene un suelo fácil de trabajar, desmenuzable, suelto y esponjoso.
  • Tiene mejor retención de agua, debido su alto contenido de materia orgánica.
  • Menor necesidad de abonos porque se ha sembrado sobre compost casi puro, que es muy rico en nutrientes.
  • Permite crear nuevos espacios a un ritmo mucho más rápido que con métodos de cultivo que requieren excavación.
Esperamos que haya gustado este original método de cultivo y lo pruebes en tu huerto. Si tienes alguna consulta, déjanos  tu comentario aquí debajo.

Read more: http://www.mercagarden.com/blog/huerto-lasana-metodo-de-cultivo-sin-labranza/#ixzz3Nz0SyxVP